Encontrar el amor no es tan fácil



La verdad es que eso de encontrar al amor verdadero,la pareja indicada, o como quieran llamarle siempre ha sido una tarea de gran dificultad que se menciona en las películas y la literatura como algo por lo que vale la pena aspirar, pelear y resistir.Un premio, un tesoro por el cual siempre se hay que sufrir.Lamentablemente la ficción es muy diferente a la realidad , con la edad y la experiencia se empieza a conocer en la propia piel que el príncipe azul o la media naranja si suena muy ficticio e inalcanzable o incluso irreal.En los años efebos se piensa en buscar a esa persona que va a llenarnos en todos aspectos y que no va a tener defectos y nos va hacer muy feliz. Con unas cuantas dósis de realidad la idea de príncipe azul o verdadero amor se empieza a desvanecer, se aprende que realmente no hay nadie perfecto y a veces esto mismo puede hacer aterrizar de forma fastuosa.Y no solo eso, luego de una posible decepción se cambia la forma de querer y de pensar, se creé que se aprendió demasiado y que ahora se sabé mucho.Ahora lo que se aspiraba a encontrar en alguien o eso por lo que se suspiraba decae y se vuelve superfluo e incluso banal, las exigencias mínimas por las que uno no quería a cualquiera se vuelven menos específicas y muchas veces se termina añorando lo bueno que se tenía antes.Las comparaciones ya no se vuelven algo malintencionado y ahora más bien son sensatas.
Con la edad los intereses en general cambian ya no se busca un principe azul ni una media naranja , ahora se busca alguien que nos guste y sus defectos no nos molesten tanto.Se empieza a tolerar y aceptar ciertas conductas que antes no se aguantarían, con el tiempo uno se adapta a la realidad. A un interés menos emocional y un poco más de conveniencia o inlcuso interés económico pero tampoco caer al extremo de interesado. Se cree que se sabe mucho ,la gente se vuelve EXPERTA en el tema de encontrar a la persona ideal y por eso se bajan las expectativas o incluso se dan por vencidos en la busca de alguien que realmente valga la pena y eventualmente se cae en una zona de conformismo. Una zona que no es ni mala ni buena , neutra. Esta zona nos puede capturar para siempre o seducirnos por su neutralidad pensando que podría ser mucho peor, viendo la neutralidad como algo "aceptable" para luego secretamente estar suspirando por algo mejor teniendo así una insatisfacción constante. Sin embargo no siempre se acepta la neutralidad y algunos pocos valientes logran valorarse, ser caprichosos se dan cuenta que no están para estar en la aburrida zona de la neutralidad una zona exánime que se podría comparar a un cementerio. Donde realmente no hay señal de vida. Llegando a una conclusión y dejar divagar, a veces hay que permitirse SOÑAR, anhelar, querer y desear no como un adolescente ciego por ideas sobre lo que es un amor verdadero, si no traer a la realidad ese "amor verdadero" sabiendo  que la idea de un principe azul como siempre se ha descrito es un poco absurda, que si puede existir esa media naranja pero saber reconocerla y no limitarse a las proyecciones que hacemos sobre el amor , sobreestimado siempre pero nunca despreciado,  una realidad que hay que saber reconocer , la media naranja y el verdadero amor si existe no como una ilusión mágica e íntegra Si no admitir cuando realmente se tiene algo casi inusual y que muchas veces se desestima por la estúpida idea que se tiene sobre el amor perfecto.

Comentarios

Entradas populares